Blogia
LOS ESCRITOS DE DISCÓBOLO

TODOS POR EL MISMO RASERO

TODOS POR EL MISMO RASERO

 

 

Machismo, racismo, xenofobia, homofobia y malos tratos.

 

Cierto es que en esta sociedad existe, como ha existido siempre, machismo, racismo, xenofobia, homofobia y malos tratos; esto último, sobre todo, a mujeres, niños y ancianos.

 

Cierto también que vivimos en un país de extremos, que no sabemos movernos en el término medio. Así que muchos hombres han pasado, jaleados por los medios de comunicación, de ser los más machos del mundo a que el que no sea maricón es el rarito; de encender las cerillas en la barba a pelearse con las mujeres por las cremas depilatorias; de hablar en los bares sobre mujeres, toros y fútbol a discutir qué detergente deja la ropa más blanca o qué truco es el mejor para quitar las manchas.

 

Antes, los hombres olían a sudor, vino, tabaco y palometa al roquefort; hoy el cuarto de baño de un hombre está lleno de perfúmenes de Cacharel, Loewe o Paco Rabane, sin contar cremas hidratantes, depilatorias y antiarrugas. Se ha pasado del baño semanal en barreño de cinc a la ducha diaria; de ser los más reacios al agua a ponernos a la cabeza de Europa en gastos en cosmética masculina. De “lo mío es empujar y lo demás son mariconadas”, a ser sensibles y llorones.

 

En fin, que nos estamos afeminando y las mujeres masculinizando, y ya muchas trabajan en profesiones vetadas para ellas durante siglos: hay bomberas, mineras, camioneras, taxistas, etc. En fin, que vamos camino de unificar las características de los dos sexos.

 

Digo todo esto porque ya se han dado casos de maltrato de mujeres a sus maridos, e incluso algún asesinato.

Es el progreso e imagino que habrá que aceptarlo.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Discóbolo -

Amén.

Un beso.

Sakkarah -

Es cierto que vamos de extremo a extremo.

Creo que los malos tratos, sean dados por mujeres, o por hombres, son igual de mal vistos. Hasta ahora la palma se la llevan los hombres con tantísimas muertes de mujeres; pero es igual de odioso el maltratador, que la maltratadora.

Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres