Blogia
LOS ESCRITOS DE DISCÓBOLO

LO QUE VALE UNA VIDA

LO QUE VALE UNA VIDA

 

                    Estoy en esa edad en la que un hombre quiere,

                    por encima de todo, ser feliz cada día.

                    Y al júbilo prefiere la callada alegría

                    y a la pasión que mata, la renuncia que hiere.

 

                    Vivir entre las cosas, mientras que el tiempo pasa

                    –cada vez menos tiempo para las mismas cosas–

                    y elegir las que valen una vida: las rosas

                    y los libros de versos, y el viaje y la casa.

 

                    Hasta ahora he vivido perdido en el mañana.

                    Seré, seré –decía– o en el pasado: he sido

                    o pude ser –pensaba– y el mundo se me iba.

 

                    Ahora estoy en la edad en la que una ventana

                    es cualquier aventura, y un regalo el olvido.

                    Ya no quiero más luz que tu luz mientras viva.

 

Rafael Juárez.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Q -

No te cortes, Discóbolo, a mí un relato porno-erótico-festivalero me gusta más que un vaso de vino a un alcohólico, jajaja.

A la espera de que te decidas a ponerlo quedo.

Discóbolo -

Ya me has cortado. Yo pensaba poner un elato porno y resulta que a ti te complace más un sereno poema.

Gracias a ti por tus letras.

Q -

Yo estoy en esa edad en la que prefiero la complicidad de la soledad para compartir mis secretos y mis sueños con la Nada, y para escribir los reflejos de un alma que sufre por las ausencias, unas veces por las que ya no están, otras, por las que están vivas pero alejadas.

Estoy en esa edad en la que me gusta más escuchar que hablar, susurrar que gritar, y disfrutar a solas de un sereno poema más que de unas letras cargadas de pasión desbordada.

Estoy en esa edad en la que acaricio los recuerdos y me escondo tras largos silencios para volver a vivir ilusiones lejanas.

Gracias, Discóbolo, por poner, y con ello, darme a conocer esta preciosa poesía que no conocía.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres