Blogia
LOS ESCRITOS DE DISCÓBOLO

Poema del amor ajeno

Poema del amor ajeno

 

                    Puedes irte y no importa, pues te quedas conmigo

                    como queda un perfume donde había una flor.

                    Tú sabes que te quiero, pero no te lo digo;

                    y yo sé que eres mía, sin ser mío tu amor.

                     

                    La vida nos acerca y la vez nos separa,

                    como el día y la noche en el amanecer...

                    Mi corazón sediento ansía tu agua clara,

                    pero es un agua ajena que no debo beber...

                     

                    Por eso puedes irte, porque, aunque no te sigo,

                    nunca te vas del todo, como una cicatriz;

                    y mi alma es como un surco cuando se corta el trigo,

                    pues al perder la espiga retiene la raíz.

                    

                    Tu amor es como un río, que parece más hondo,

                    inexplicablemente, cuando el agua se va.

                    Y yo estoy en la orilla, pero mirando al fondo,

                    pues tu amor y la muerte tienen un más allá.

                    

                    Para un deseo así, toda la vida es poca;

                    toda la vida es poca para un ensueño así...

                    Pensando en ti, esta noche, yo besaré otra boca;

                    y tú estarás con otro... ¡pero pensando en mí!

 

José Ángel Buesa.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Anónimo -

Que triste y que bello, tanto como éste otro:

Poema del renunciamiento

Pasarás por mi vida sin saber que pasaste,
pasarás en silencio por mi amor y al pasar
fingiré una sonrisa como un dulce contraste
del dolor de quererte... y jamás lo sabrás.

Soñaré con el nácar virginal de tu frente,
soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar,
soñaré con tus labios desesperadamente,
soñaré con tus besos... y jamás lo sabrás.

Quizás pases con otro que te diga al oído
esas frases que nadie como yo te dirá
y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,
te amaré más que nunca... y jamás lo sabrás.

Yo te amaré en silencio... como algo inaccesible,
como un sueño que nunca lograré realizar
y el lejano perfume de mi amor imposible
rozará tus cabellos... y jamás lo sabrás.

Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,
-- el tormento infinito que te debo ocultar --
te diré sonriente: "No es nada... ha sido el viento".
Me enjugaré la lágrima... ¡y jamás lo sabrás!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres