Blogia
LOS ESCRITOS DE DISCÓBOLO

Poesías que me gustan.

Homenaje a Sabina (Benditos, malditos)

Homenaje a Sabina (Benditos, malditos)

 Benditas sean las raras excepciones,

los moratones de los vulnerables,

los labios que aprovechan los rincones

más olvidados, más inolvidables.

 

Benditos sean los santos milagrosos,

los gordos cariñosos,

los locos que se creen napoleones,

las paridas lesbianas, los dulces maricones,

los mocos de la gente con ventana,

los tuertos que no quieren ver visiones

los muertos que se mueren con las ganas.

 

Benditos sean los ceros a la izquierda,

los que nacieron en ningún lugar,

los de vivas Zapata manque pierda,

las camas que se llaman soledad.

 

El sable del sablista,

la caries del dentista,

los buenos aires,

los malos maridos,

las drogas beniales,

la sopa del cocido,

los listos que parecen subnormales,

los que pudieron ser y no han querido,

los descendiente de los animales.

 

Malditos sean los bultos, los omisos,

los que tiran penaltis de cabeza,

los que para mear piden permiso,

los súbditos del dios de la certeza,

los que adornan las notas de sus hijos,

los probos ciudadanos, los niñatos,

los que follan a con red y a plazo fijo,

los canallas que nunca han roto un plato.

 

Maldita sea la voz de la experiencia,

que casi se equivoca a media suma,

la pipa de la paz con la conciencia,

los ¡oiga, que en mi taxi no se fuma!

los que se mojan poco cuando llueven,

los que se sonríen en las fotografías,

los que progresan porque no se mueven,

los de la escandalosa mayoría.

Benditas sean las rubias calentonas

que se emocionan por pasar el rato,

las tímidas que salen respondonas,

la mancha en la bragueta del beato.

 

Benditos sean los farias con saliva,

los gallos de las divas,

los callos de las piernas de las cojas,

las amapolas rojas,

la abuela en San Fermines,

los récords que no salen en los guinnes,

los cínicos que lloran en los cines,

los tréboles de tres o cuatro hojas.

 

las enfermeras que suben la fiebre,

las tetas de pezón hospitalario,

los gatos que no dan gato por liebre,

los misterios gozosos del rosario.

 

las novias del toreo,

los bronquios del minero,

los tristes que se ríen de la tristeza,

los ricos sin dinero,

los vagos con pereza,

los últimos que llegan los primeros,

los calvos que se quitan el sombrero,

ante la dignidad y la belleza.

 

malditos sean los tontos con medalla,

los hijos de mamita, los chivatos,

los candidatos cierra la muralla,

la letra pequeñita del contrato.

los alcahuetes del polvete ajeno,

la diabetes, el sida, los piojos,

los sorbetes de bilis con veneno,

los que aplauden al príncipe de hinojos.

 

los cuentos de las cuentas al contado,

los tipos de interés de un finiquito,

los que jubilan a los jubilados,

los talibanes del último grito.

 

los que se pasan nunca de la raya

los mamporreros de la simetría,

los que exhiben el móvil en la playa,

los que hacen tratos con la policía.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Poema del amor ajeno

Poema del amor ajeno

 

                    Puedes irte y no importa, pues te quedas conmigo

                    como queda un perfume donde había una flor.

                    Tú sabes que te quiero, pero no te lo digo;

                    y yo sé que eres mía, sin ser mío tu amor.

                     

                    La vida nos acerca y la vez nos separa,

                    como el día y la noche en el amanecer...

                    Mi corazón sediento ansía tu agua clara,

                    pero es un agua ajena que no debo beber...

                     

                    Por eso puedes irte, porque, aunque no te sigo,

                    nunca te vas del todo, como una cicatriz;

                    y mi alma es como un surco cuando se corta el trigo,

                    pues al perder la espiga retiene la raíz.

                    

                    Tu amor es como un río, que parece más hondo,

                    inexplicablemente, cuando el agua se va.

                    Y yo estoy en la orilla, pero mirando al fondo,

                    pues tu amor y la muerte tienen un más allá.

                    

                    Para un deseo así, toda la vida es poca;

                    toda la vida es poca para un ensueño así...

                    Pensando en ti, esta noche, yo besaré otra boca;

                    y tú estarás con otro... ¡pero pensando en mí!

 

José Ángel Buesa.

 

 

EL AMOR DE LOS AMORES

EL AMOR DE LOS AMORES

 

 

                    ¿Cómo te llamaré para que entiendas

                    que me dirijo a ti, dulce amor mío,

                    cuando lleguen al mundo las ofrendas

                    que desde oculta soledad te envío?

                    A ti, sin nombre para mí en la tierra,

                    ¿cómo te llamaré con aquel nombre,

                     tan claro que no pueda ningún hombre

                    confundirlo, al cruzar por esta sierra?

                    ¿Cómo sabrás que enamorada vivo 

                    siempre de ti, que me lamento sola

                    del Gévora que pasa fugitivo

                    mirando relucir ola tras ola?

                    Aquí estoy aguardando en una peña

                    a que venga el que adora el alma mía;

                    ¿por qué no ha de venir si es tan risueña

                    la gruta que formé por si venía? 

                    ¿Qué tristeza ha de haber donde hay zarzales

                    todos en flor, y acacias olorosas,

                    y cayendo en el agua blancas rosas,

                    y entre la espuma lirios virginales?

                    Y, ¿por qué de mi vida has de esconderte?

                    ¿Por qué no has de venir si yo te llamo?

                    ¡Porque quiero mimarte, quiero verte

                    y tengo que decirte que te amo!

                    ¿Quién nos ha de mirar por estas vegas,

                    como vengas al pie de las encinas,

                    si no hay más que palomas campesinas

                    que están también con sus amores ciegas?

                    Pero si quieres esperar la luna,

                    escondida estaré en la salsa-rosa,

                    y si vienes con planta cautelosa,

                    no nos podrán sentir paloma alguna.

                    Y no temas si alguna se despierta,

                    que si te logro ver, de gozo muero,

                    y aunque después lo cante el mundo entero,

                    ¿qué han de decir los vivos de una muerta?

 

cAROLINA cORONADO.

 

 

 

 

¡QUÉ COSAS!

¡QUÉ COSAS!

                                                  Mira que cosa tan rara:

                                                  pasé la noche contigo

                                                  estando solo en mi cama.

Manuel Alcántara.

ADVERTENCIA

ADVERTENCIA

                                       

                                        Si alguna vez sufres —y lo harás—

                                        por alguien que te amó y que te abandona,

                                        no le guardes rencor ni le perdones:

                                        deforma su memoria el rencoroso

                                        y en el amor el rencor es sólo una palabra

                                        que no se aviene nunca a un sentimiento.

                                       

                                        Soporta tu dolor en soledad,

                                        porque el merecimiento aun de la adversidad mayor

                                        está justificado si fuiste

                                        desleal a tu conciencia, no apostando

                                        sólo por el amor que te entregaba

                                        su esplendor inocente, sus intocados mundos.

                                       

                                        Así que cuando sufras —y lo harás—

                                        por alguien que te amó, procura siempre

                                        acusarte a ti mismo de su olvido

                                        porque fuiste cobarde o quizá fuiste ingrato.

                                       

                                        Y aprende dignidad en tu derrota

                                        agradeciendo a quien te quiso

                                        el regalo fugaz de su hermosura.

 

 

 

Felipe Benítez Reyes.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

V A C I O

V A C I O

 

                                        Hoy me siento solo.
                                        Mi musa,
                                        mi eterna compañera,
                                        instigadora de poemas,
                                        me abandona.

                                        Hoy me siento triste.
                                        Mi mente,
                                        factoría de sueños,
                                        coordinadora del verbo,
                                        se adormece.

                                        Hoy me siento helado.
                                        Mi alma,
                                        fuente del espíritu,
                                        generadora de vida,
                                        me falla.

                                        Hoy me siento mal.
                                        Mi corazón,
                                        baúl del sentimiento,
                                        guardián de mis anhelos,
                                        me niega.

                                        Hoy, 
                                        definitivamente,
                                        no es mi día.
                                        ¿No será que tú me faltas?...

Autor desconocido.

M E L A N C O L Í A

M E L A N C O L Í A

                                        A ti, por quien moriría,

                                        me gusta verte llorar.

                                        En el dolor eres mía,

                                        en el placer te me vas.

Eduardo Marquina

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

L I B E R T A D

L I B E R T A D

                                   Tengo unas ganas de vivir tremendas,

                                   porque en el frío que mi vida tiene,

                                   ha puesto Dios un sol que la encandila.

 

                                   Tengo unas ganas de vivir sin orden,

                                   porque mi vida ha sido rigurosa,

                                   y quiero hacerla estallar en mil pedazos.

 

                                   Tengo unas ganas de vivir sin normas,

                                   que me encadenan a lo que los otros

                                   les parece que es bueno, y me aniquila.

 

                                   Quiero vivir mi libertad auténtica,

                                   bebiendo el agua de mis pozos íntimos

                                   y amando mis instintos verdaderos.

                                   Quiero vivir mi amor bárbaramente,

                                   sin olvidar ¡ya que se que tengo alma!

                                   para que mi pasión sea un tormento.

 

                                   Quiero vivir mi amor al aire libre,

                                   sin rascacielos y sin ateneos,

                                   exactamente igual que los gorriones.

 

                                   Quiero vivir mi amor sobre tus labios,

                                   para sorber tu vida lentamente

                                   como moja la lluvia las praderas.

 

                                   Quiero vivir mi amor sobre tus ojos

                                   para mirar mi mundo en tus pupilas

                                   y estar así orgulloso de mi mismo.

 

                                   Quiero tener tus labios entreabiertos, 

                                   tu mirada perdida, aquel aliento,

                                   de tu boca quemándome en la mía.

 

                                   Quiero probar, si es que dos seres se aman,

                                   que brotan primaveras en sus vidas,

                                   y corren por sus pulsos mil caballos.

 

                                   Quiero ser arrastrado en la corriente

                                   y que tu amor se lleve en su crecida

                                   todo mi ajuar hacia ninguna parte.

 

Desconozco al autor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres