Blogia
LOS ESCRITOS DE DISCÓBOLO

CHISTE (núm. 4)

CHISTE (núm. 4)

EL TELÉFONO

Suena el teléfono de la casa...


ELLA: ¿Diga?
EL: Hola, mi reina ¿cómo estas, mi amor? ¿Bien?
ELLA: Sí, muy bien.
EL: Dime, ¿los nenes están bien?
ELLA: No te preocupes amor, están de lo mejor.
EL: Perfecto. ¿Almorzaron?
ELLA: Sí, mi potrazo, almorzaron muy bien.
EL: ¿Si?... ¡Qué bueno! Dime, preciosa, ¿qué has cocinado para la cena de hoy?
ELLA: Abadejo a la salsa de pimienta.
EL: ¡Uy..., mi plato preferido! Te adoro divina, y dime, ¿todo tranquilo en casa?
ELLA: Todo bien, te espero para darte lo que te gusta y con la comidita caliente.
EL: ¿Sí? ¡Qué bien! No me digas esas cosas, nena, que me dan ganas de ir ya mismo para allá.
Oye, ¿me prometes que esta noche te pondrás ese camisón negro, el transparente que tanto me gusta?
ELLA: Como mandes dulzura, para eso soy tu esclava sexual....
EL: Gracias cosita, por eso te quiero tanto..., en un ratito te veo, ¿sí? Ahora pásame con la señora.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres